martes, 3 de marzo de 2015

ODA AL COCHE VIEJO


Hoy ha llegado un curioso
y destacado momento,
porque cambiamos de coche
y ante el acontecimiento,
unas líneas he querido
escribir a este respecto,
y a ti, nuestro Skoda Octavia,
dedicaré pues los versos
  
Y es llevas mucha vida
prendida bajo tu techo;
quizá fue la más hermosa,
el período más completo,
porque fuiste el primer coche
radiante, impecable ¡Nuevo!
tras otros dos heredados
que también llevo muy dentro.

Naciste para nosotros
en el canario archipiélago
mas fuiste peninsular,
te viniste muy pequeño
y todas tierras de España
tu garra la conocieron.

Grandes rutas recorridas,
muchos kilómetros hechos,
carreteras, autovías,
por ciudades y por pueblos,
por intrincados caminos,
noble, fiel y aventurero.

Mediterráneo y Atlántico,
los surcaste desde dentro,
embarcado en esos ferrys
que en bodegas te tuvieron;
de Gran Canaria a Mallorca,
Coruña, Murcia, Toledo,
Almería, Barcelona,
también por el extranjero.
¿Te acuerdas de aquella noche
con adornos navideños
al pie de la Torre Eiffel
deslumbrados por su fuego?...

El calor abrasador
de los veranos eternos,
con la arena de la playa
que inundaba el maletero;
enganchar la caravana,
el ritual veraniego
y hasta un cocodrilo hinchable
como alegre pasajero;
esquís, botas y bastones
en los días del invierno,
el lío de las cadenas
en los majestuosos puertos
y la nieve que cubrió
una vez todo tu cuerpo.
  
¿Por qué amigo, tú que eres?
quizás tan solo un objeto;
tuercas, tornillos, pedales,
palancas, bombillas, frenos,
correas, juntas, manguitos,
alfombras, molduras, cuero,
tubos, fusibles, enchufes,
 gomas, pastillas, espejos;
frío metal inconsciente,
inerte plástico yerto.
¡De cobre y cable tus venas!
¡De hierro y plomo, tus huesos!

Al fin y al cabo, una máquina,
pero mucho más que eso
porque llevas mucha vida
entre tus puertas de acero.

El capazo del bebé
en el asiento trasero,
las sillitas colocadas,
biberones, sonajeros;
juguetes, patatas fritas,
libros, galletas, muñecos,
viejas cintas de cassette,
canciones, poesías, juegos,
grabaciones infantiles,
instantes dulces y tiernos
que quedarán para siempre
en tus usados asientos.

A adivinar personajes,
de verdad o de los cuentos,
palabras encadenadas,
pistas en el veo veo,
películas juveniles,
últimos ritmos modernos,
protagonista de fotos,
de risas y de recuerdos, 
inolvidables vivencias
que en tu espacio transcurrieron,
mientras tras la ventanilla,
inexorable y discreto
junto con tantos kilómetros
a la vez corría el tiempo.

Te fuiste haciendo mayor,
nosotros fuimos creciendo,
pero sabes ¿A los coches?
se les puede llamar viejos
cuando queda muy atrás
la alegría del estreno.

Y así hoy, querido Octavia,
llega al fin ese momento,
me bajo en esta parada
para seguir el trayecto.
Seguro continuarás
por otros lares corriendo,
y algún otro ocupará
el que hasta hoy fue mi puesto.

¡Qué sigas muchos kilómetros
tu potencia transmitiendo,
¡Qué muchos años más ruja
tu motor noble y austero!
y que cuando llegue el día,
al terminar tu sendero,
te acuerdes de esta familia
que te llevó muy adentro.

Hoy tenemos la ilusión
de estrenar un coche nuevo,
mas un leve gusanillo
en el corazón yo siento;
tal vez se llama nostalgia,
tal vez el paso del tiempo,
Muchas gracias por tus ratos,
por tu historia, por tu esfuerzo,
por todo lo compartido,
siempre impecable y dispuesto.

Quizá por esos caminos,
un día nos encontremos;
será un instante fugaz,
pero de emociones lleno,
más ahora debo dejarte
la vista atrás ya no vuelvo,
te llevamos con nosotros,
¡Hasta siempre, compañero!
                      
                     © A. Manrique Cerrato.- 2015





















2 comentarios:

  1. Cars are family

    ALOHA from Honolulu
    ComfortSpiral
    =^..^=

    ResponderEliminar
  2. Armando... it is nice that you got a new car but leaving behind another one that held memories is not always so easy... you have great pictures for reminders... yay xox

    ResponderEliminar