martes, 28 de marzo de 2017

SONETO DE LA CATEDRAL DE LEÓN


Se filtran colores tras el cristal,
entra a raudales la luz desde afuera,
a través de la mágica vidriera
que enmarca completo el arco ojival.

Un instante único, espiritual;
piedra hecha brisa, etérea, ligera,
Pulchra Leonina, hermosa, señera,
¡Tú y yo nos casamos en la Catedral!

Luminoso hechizo el del rosetón,
conmueve su fuerza, su grandiosidad
siglos que hablan de fe y devoción.

Siento hoy al entrar mi fragilidad
y vuelvo a sentir aquella emoción,
ante su silencio y solemnidad.

                        
           © A. Manrique Cerrato.- 2011



  Ya que este viernes 31 de marzo he sido invitado a un encuentro literario con algunos alumnos del Instituto donde yo estudié, el Padre Isla de León, para ir ambientando esa jornada tan especial, os dejo el soneto que dediqué a la Catedral, también muy íntimamente unida a nuestra vida.

  






















          
    Aquí podéis oír el soneto acompañado al piano por mi hija, Eva que interpreta el nocturno nº 3 de Frank Liszt:


   
 
  

 

 

         Ya os contaré como fue todo...





No hay comentarios:

Publicar un comentario