jueves, 15 de noviembre de 2018

SONETO DEL PASEO DE LA CASTELLANA


Este es el Paseo de la Castellana,

cosmopolita, único, monumental,

de Madrid centro, columna vertebral,

la portentosa Avenida de España.

 

Cuatro columnas que el cielo apuntalan

presiden este espacio colosal,

manda Cibeles en su pedestal

de sus aceras soberbia guardiana.

 

Fastuosa brilla Plaza de Colón

donde ondea perenne la bandera;

magnífico late este corazón

 

metálica sangre de una nueva era,

reyes, héroes, mitos, en conversación,

gloriosos testigos de la Historia entera.



                                      © A. Manrique Cerrato.- 2018
     







 
    Buenos días amigos. Junto con este soneto os informo que el próximo Lunes presentaré "Salamanca, Versos y Caminos" en Madrid, concretamente en la Librería La Sombra que está en pleno Barrio de las Letras, muy cerca del Paseo del Prado , concretamente en la c/ San Pedro nº 20 (Metro Atocha o Antón Martín)


  Muchas fotos, música y un recorrido por Salamanca, Madrid y la Navidad que estoy seguro que os gustará.
 

Gracias a la Editorial Circulo Rojo y a la Librería La Sombra por darme esta oportunidad. de volver a la capital de España.


        
 
  
 
     Sigamos recorriendo este espléndido Paseo...
 

                        
 
 

 


 
 

 
 
 

 
 




¡Os espero, amigos!












martes, 13 de noviembre de 2018

EN AUSCHWITZ



Ahoga, estremece,



la aterradora atmósfera


que a Auschwitz envuelve.

                                     © A. Manrique Cerrato.- 2018


    La semana pasada se cumplieron los ochenta años de la llamada "Noche de los Cristales Rotos" que, aunque ya había empezado  mucho antes, supuso la confirmación  de la implacable y terrorífica persecución de los nazis a los judíos que llevó años después al Holocausto y a las barbaridades cometidas entre otros muchos sitios, en el campo de Auschwitz-Birkenau  (Polonia) que visitamos en junio pasado y del que aquí podéis ver distintos detalles.
    



 
 

 





  Restos de vidas cercenadas....
 






 





 


         Birkenau, a unos tres kilómetros de Auschwitz, donde llegaban aquellos infames trenes y se hacinaban miles de personas.

 











 










 
     Una dura, pero imprescindible visita para reflexionar sobre la Historia y sentirse más cerca del pueblo judío.