lunes, 12 de agosto de 2013

LA RANA DE SALAMANCA



    En la entrada anterior os hablaba de "ASCENSUM", una visita muy especial a la fachada de la Universidad de Salamanca. (AQUÍ)


    Hoy, con ocasión de esta interesante experiencia, os presento este sencillo poema que escribí ya hace bastante tiempo pero que aún no había publicado en el Blog.



    Trata de "La Rana", uno de los personajes más famosos de la ciudad. 

   Aunque, según se cuenta la representación de esta "rana" (que en realidad es un sapo) encima de una calavera hace referencia  al pecado, la lujuria y la muerte, sin embargo, después de cinco siglos, el sapo de mal agüero se convirtió en "la ranita de la suerte"; cosas del turismo...



Mira, ¿la ves?
Ahí está,
enfrente.
La rana coqueta
de la buena suerte
o el sapo inquietante
unido a la muerte.

¡Venga!,
ahora,
¡Espera!
¡Mira!, sigue mi mano
¡Allí en la columna!
al lado de la calavera.

Tendrás suerte,
aprobarás todo
si la encuentras.

La humilde ranita
al lado de reyes,
de escudos grandiosos,
de inscripciones épicas.

Ella, 
pequeña,
discreta,
se lleva la fama
en la gran sinfonía
escrita en la piedra.

Bajo el sol ardiente
del largo verano
ante cientos de ojos
que la observan;
o en el crudo invierno
en la fría soledad
de la plaza recoleta.

Allí,
para siempre
quieta
posada impasible
encima
de la calavera.

Sí, sí,
por allí.
bajo la mirada inmutable
de Fray Luis.

Nuestra rana entrañable
pequeñita,
tierna,

la que todos buscan
¡Y algunos encuentran...!  

                                                        © A. Manrique Cerrato.- 2013
                                      











2 comentarios:

  1. Jajaja, eres único. ¡Vaya entrada chula con la ranita de tu tierra!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar